Una cultura de liderazgo

Mar 1 2018

Yo nací en Sídney, Australia, pero en un hogar argentino. Desde mi niñez mi vida estuvo expuesta a dos culturas, la argentina en mi hogar y la australiana fuera del mismo. Pero cuando llegué a los caminos del Señor luego de mi tercera sobredosis a los 21 años de edad, me di cuenta de que tenía acceso a otra cultura, la cultura del Reino. Una cultura que sobrepasa nuestra cultura latina y cualquier otra cultura en el mundo.

Me encanta la historia en Mateo 25:14-30, porque es una historia que pone de manera muy simple los principios de un liderazgo que refleja la cultura del Reino.

Un liderazgo que refleja la cultura del Reino:

1. Siempre empodera y equipa a las personas para que puedan tomar su lugar y marcar una diferencia.
v14 “…llamó a sus siervos y les encargó sus bienes”

En esta historia el señor tomó lo que era de él y se lo dio a aquellos que estaban en su casa. Les dio una oportunidad; les dio lugar a sus siervos. Como líderes, ¿cuándo fue la última vez que tomamos lo que es nuestro, lo que Dios nos dio, y se lo dimos a los demás?

Nuestra responsabilidad como líderes es entregar la plataforma que Dios nos dio. Es dar lugar y oportunidad a otros para que lideren e inspiren a la gente. Los líderes inseguros, en lugar de soltar a la gente, limitan y no desarrollan el potencial que Dios ha puesto en ellos.

La plataforma que Dios nos dio no se trata de nosotros sino de los demás.

2. Siempre reconoce la capacidad que hay en cada persona.
v15 “…A cada uno según su capacidad”

El señor en la historia no le entregó 1 talento al que tenía capacidad para 5 talentos porque lo habría frustrado; y tampoco le entregó 5 talentos al que tenía una capacidad para 1 talento porque lo habría quemado. Una iglesia con cultura de liderazgo saludable tiene ojos para ver y corazones para discernir lo que hay en cada persona que lideramos. Aceptamos tanto al que tiene capacidad de 1 talento como al que tiene capacidad de 5.

¿Tenemos ojos para ver el potencial que hay en las personas?

3. Levanta a las personas a otro nivel.
v20 “ … Al que tenía cinco, le entregó cinco más…”

La capacidad de ambos siervos fue a otro nivel porque alguien los equipó y pudieron entrar a nuevos niveles en sus vidas. Como líderes, no debemos sentirnos amenazados por los dones y talentos de los demás, sino que debemos regocijarnos porque Dios nos usó para equipar, inspirar y empoderar a otros.

Un líder inseguro tiene un enfoque egoísta en lugar de tener un liderazgo generoso que da lugar a los demás. Seamos líderes que levantan a otros a nuevos niveles aún si esos niveles son más altos o más grandes que los nuestros.

Déjame hacerte esta pregunta, ¿Tu liderazgo refleja más la cultura latina o la cultura del Reino?

Una iglesia que refleja el Reino de Dios da frutos, produce cambios y se extiende donde sea que esté. Una iglesia con cultura de Reino es lo que tiene el potencial de traer cambio a este continente donde Dios nos ha llamado.