Día 36 | Tu contribución es importante

20 Mar 2018

Vivimos en un mundo donde la gente intenta decirte qué aspecto tiene una persona importante. Hay quienes creen que solamente los que son reconocidos o los que tienen mucha influencia, son los considerados importantes dentro de una comunidad. Pero la Biblia nos dice algo diferente.

La Biblia habla de la Iglesia como un cuerpo, con muchas partes que cumplen funciones distintas, pero de igual importancia. Imagina si tu ojo de repente fuera a decirle a los oídos que su contribución no era necesaria. Bueno, no pasaría mucho tiempo antes que te dieras cuenta de que te habías perdido de todas las hermosas canciones a tu alrededor.

Esto mismo se aplica a cada otra parte del cuerpo, grande o pequeña, visible o no visible. El cuerpo sólo funciona al máximo cuando todas sus partes contribuyen haciendo aquello para lo que fueron diseñadas. Así sucede también con lo que tú traes a la mesa. Ninguna contribución es demasiado pequeña, ya sea que involucre recursos, palabras, tiempo, energía ¡o incluso conectar con las personas! Dios te dio algo único que sólo tú podés traer a la mesa. ¡Así que créeme, mi amigo, cuando te digo que tu contribución es importante!

“La forma en que Dios diseñó nuestros cuerpos es un modelo para entender nuestra vida juntos como iglesia: cada parte depende de las demás partes, las que mencionamos y las que no, las partes que vemos y las que no están visibles.” 1Corintios 12:25 (Traducción el Mensaje)