10 Cualidades de un líder atractivo

3 Apr 2018

Vivimos en un mundo enfocado en las apariencias. Las personas normalmente se enfocan en lo que ven por fuera en lugar de ver el fruto en la vida de otras personas. Dios se enfoca en el corazón y es el corazón lo que hace de un líder, un líder atractivo.

Un líder atractivo es un líder con:

1. Manos Sucias 

“Todo lo que hagas, hazlo bien, pues cuando vayas a la tumba no habrá trabajo ni proyectos ni conocimiento ni sabiduría.” Eclesiastés 9:10 (NTV)

El título y la posición no nos llevan a ningún lado ¡Un líder atractivo se involucra! Nunca llegamos a la cima. Juntos estamos produciendo una casa que glorifica a Dios y estamos todos con manos a la obra. Como líderes debemos de tener callos espirituales y no manos suaves. 

Cuando dejamos de trabajar en el Reino, empiezan a aparecer espinas y empezamos a pensar que lo mejor está en el pasado. Debemos liderar con el ejemplo, porque nuestra labor no consiste en mandar a otros. Nunca nos graduamos del servicio. ¡Somos un equipo!

2. Un corazón íntegro

“¿Cómo puede el joven llevar una vida íntegra? Viviendo conforme a tu palabra. Yo te busco con todo el corazón; no dejes que me desvíe de tus mandamientos. En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti.” Salmo 119:9-11 (NVI)

En Latinoamérica tenemos un modelo de liderazgo corrupto en nuestros gobiernos, y en la iglesia caemos en el error de copiar este modelo de liderazgo. No podemos ser líderes con un corazón corrupto. Es aferrando nuestro corazón a la Palabra de Dios y teniendo un enfoque correcto que nuestro corazón se volverá integro. Traigamos de nuevo la honestidad a la iglesia.

3. Una lengua alentadora 

“Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; mas la lengua de los sabios es medicina.” Proverbios 12:18 (RVR) 

¿Eres más rápido para criticar o para animar a alguien? Como líderes deberíamos ser las personas más alentadoras del planeta. No seamos líderes con una lengua crítica. ¿Estás alentando a tu equipo? ¡Tus palabras tienen el poder de desatar potencial!

4. Un espíritu excelente 

José fue excelente hasta cuando estuvo en la cárcel. También Jesús usó algo común (agua y vasijas) para hacer algo excelente (el mejor vino). Jesús pudo haber hecho menos, pero no lo hizo.

La excelencia no se trata de recursos, se trata del espíritu. A veces queremos esconder nuestra pereza con excusas y somos mediocres a nivel personal. No podemos ser líderes con un espíritu mediocre. La excelencia no se trata de ser perfectos, sino de producir lo mejor.

5. Una mente saludable

“Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza.” Filipenses 4:8 (NVI)

¿Qué es lo que llena tu mente? Tenemos el control y responsabilidad sobre lo que sucede en nuestra mente. En una mente contaminada no pueden fluir los pensamientos de Dios.

6. Una actitud desinteresada

“No hagan nada por egoísmo o vanidad…Cada uno debe velar no solo por sus propios intereses, sino también por los intereses de los demás.” Filipenses 2:3-4 (NVI) 

Tenemos que velar por los intereses de los demás. Dios nos llamó a ser ríos de bendición (canales de bendición) y no lagos de bendición (contenedores estancados). Una actitud egoísta siempre matará tu propósito.

7. Un corazón seguro

Si tenemos un corazón seguro sabemos quiénes somos y por qué estamos en esta tierra. Nos regocijamos con las oportunidades de otros y entendemos que “Tu victoria es mi victoria y tu oportunidad es mi oportunidad”.

Al contrario de un corazón inseguro, una iglesia segura en su visión y misión jamás criticará a otra iglesia. Dios es quien nos empodera para nuestro presente y nos posiciona para nuestro futuro.

8. Un corazón agradecido

“Entren por sus puertas con acción de gracias” Salmos 100:4

Todos en la vida enfrentamos demandas de tiempo, energía y recursos. Una actitud errónea entra a nuestras vidas porque perdemos la gratitud. No olvidemos cómo era nuestra vida cuando estábamos perdidos, y no seamos líderes con un corazón familiar ante todo lo que Dios está haciendo. ¿Cuándo fue la última vez que agradeciste a Dios por tu trabajo?

9. Una actitud honorable

La palabra determina la honra. ¿Honras a tu líder de equipo?

Nunca sabemos lo que nuestros líderes están viviendo, y a veces no consideramos la responsabilidad que otro lleva. Una actitud deshonrosa no entiende que nuestro panorama es más limitado que el de nuestros líderes. Seamos líderes con un corazón que honra.

10. Piel gruesa, hombros amplios

No dejemos que cosas que no valen la pena afecten nuestro corazón y limiten nuestro propósito. No seamos personas con piel fina y hombros débiles, sino que seamos líderes que abrazan los cambios, que llevan la carga y que no se ofenden. Donde se recibe crítica es porque hay progreso.

¡Recordemos que como líderes es lo que llevamos dentro lo que nos hace atractivos!