Día 1 - Primero lo primero

Jan 1 2020

“Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.” Proverbios 4:7 (RVR1960)

La palabra de Dios nos enseña que la sabiduría debería ser prioritaria en nuestra vida — y no la sabiduría humana, sino la que proviene de Dios. Así que, ¿cómo podemos conseguir sabiduría divina? ¿Cómo diferenciar entre aquella divina y la terrenal? Y, ¿por qué es tan importante?

Lo creas o no, la Biblia tiene mucho que decir sobre la sabiduría. ¿Te has dado cuenta de que tiene una voz real que te llama?

En lugar de agotarnos buscando éxito, si entendemos el poder de priorizar la sabiduría, seremos empoderados para descubrir un camino hacia Él y una vida llena. En lugar de ADQUIRIR riqueza, ¡ADQUIERE SABIDURÍA!
El hombre más sabio y rico de la historia dijo:

“No te desgastes tratando de hacerte rico. Sé lo suficientemente sabio para saber cuándo detenerte.” Proverbios 23:4 (NTV)

Dios quiere bendecirnos; no hay duda de ello. Dios puede hacer tanto para edificar nuestra vida, pero nosotros podemos derrumbarlo todo por falta de sabiduría.
Aunque Él puede restaurar aquello robado o perdido, sin sabiduría, cualquier cosa que aprendas de ello será destruida.

“La mujer sabia edifica su hogar, pero la necia con sus propias manos lo destruye.” Proverbios 14:1 (NTV)

Aunque no hay nada propiamente malo en querer salir adelante en la vida, la clave está en asegurarte de tener las prioridades correctas. Primero lo primero. Sino, la vida tiene su manera particular de resolverse.

Para todo el esfuerzo que estás invirtiendo en CONSEGUIR lo que quieres o necesitas, la respuesta está en un cambio de enfoque y en ADQUIRIR SABIDURÍA. Es un cambio de paradigma, un cambio fundamental en tu manera de pensar y vivir.

Así que, ¿dónde comienza la sabiduría de Dios? ¿Dónde podemos comenzar? Salomón no deja lugar a dudas:

“El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.” Proverbios 9:10 (RVR1960)

El temor a Dios no es un miedo cobarde, sino un asombro — lleno de reverencia por quien Dios es. Básicamente, si temes a Dios, has decidido que nada en la vida es más importante que conocer quién Él es. Bendecidos son aquellos que edifican su vida sobre un fundamento de obediencia a Dios.

¿Estás preparado para poner a Dios primero en tu tiempo, tu compromiso, tu pasión y tu llamado? ¿Estás preparado para decir “Sí, Señor”, y aplicar la sabiduría para abrir un camino en tu vida? Si es así, te esperan victorias en tiempos de oposición; bendición y prosperidad, una creciente influencia y una perdurable paz.

ORACIÓN:
Dios, reconozco la importancia de edificar mi vida sobre el fundamento de Tu sabiduría, que comienza por ponerte a Ti primero en todo. Oro por Tu gracia sobre mí y por dirección de Tu Espíritu Santo para escoger Tu sabiduría desde este día en adelante.

You May Also Like