Día 2 - La sabiduría de la obediencia

Jan 2 2020

Al leer la Biblia, el papel de la obediencia y la desobediencia en cuanto a la bendición de Dios se hace más y más obvia.
Todo comienza en el Jardín del Edén con Adán y Eva. Mientras fueron obedientes, vivieron en bendición y paz. Cuando fueron desobedientes, trajeron una maldición sobre sí mismos y la tierra, perdiendo la bendición que Dios les había dado. Esto continuó a través de sus hijos, Caín y Abel, uno fue obediente y el otro desobediente, lo que tuvo sus consecuencias. Después pasamos a Abraham, Isaac y Jacob, cuya obediencia trajo la promesa a Israel; pero cuando desobedecieron, hubo consecuencias no deseadas. Y cuando José puso a Dios primero, a pesar de las circunstancias más difíciles, gran prosperidad llegó a Israel a pesar de la hambruna.

A través de la Biblia, el principio sigue siendo que la obediencia a Dios atrae bendición mientras que la desobediencia produce problemas y sufrimiento. Sin falta, vemos la fortuna de Israel levantarse y caer a la par según la obediencia o desobediencia de sus gobernantes.

La lección es clara. Si queremos vivir con la bendición de Dios, necesitamos Su sabiduría para enseñarnos la diferencia entre obediencia y desobediencia, lo que agrada a Dios y lo que le desagrada.

En su raíz, la desobediencia es un problema de confianza. La obediencia es evidencia de que confías en Dios. Si no confías en Dios, te costará obedecerle.
La falta de confianza es una falta de sabiduría. Y la sabiduría es lo que te abrirá camino.

“¿Quién hay entre vosotros que teme a Jehová, y oye la voz de su siervo? El que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre de Jehová, y apóyese en su Dios.” Isaías 50:10 (RVR1960)

A pesar de las súplicas de Samuel, Saúl desobedeció a Dios al sobrepasar sus límites; consecuentemente, Samuel le aconsejó a Saúl recordándole que la obediencia es más importante que el sacrificio (ver 1 Samuel 15:22). Sacrificio es decir NO a ti mismo, mas la obediencia es decir SÍ a Dios. La cosa es que podemos hacer sacrificios sin que Dios esté involucrado en absoluto. Eso no quiere decir que el sacrificio esté mal, sino más bien que la obediencia es mejor. Dios está buscando tu obediencia.
Muchos cristianos critican la idea de la obediencia, viéndola como un principio anticuado del Antiguo Testamento bajo la Ley. Jesús mismo ejemplificó la obediencia a su Padre, y al hacerlo, nos abrió el camino para vivir en un nuevo pacto de gracia. Sin embargo, en ninguna parte de la Biblia encuentras a Dios aprobando la desobediencia a Él. Decir SÍ a la invitación de Jesús a aceptar Su soberanía en nuestras vidas es la puerta de entrada a una vida de victoria y el camino de la sabiduría a través de una vida de obediencia y sumisión a Él.

ORACIÓN:
Señor, eres absolutamente confiable, y cuando me cuesta confiar en ti es porque no te veo como realmente eres. Perdóname y ayúdame a renovar mi mente a través de tu Palabra para verte en espíritu y en verdad, para que siempre pueda decirte con seguridad que sí.

You May Also Like