CLOSE
FIND A HILLSONG CHURCH NEAR YOU
GO
It looks like location services are turned off. Enable location services in your settings to use your current location, or type your address in the search bar.
Back to search
List view
Map
NEW VENUE
Gathering Online
Service Times and Information
Free Parking
Close To Public Transport
Wheelchair Accessible
Parents Room
VISIT CAMPUS WEBSITE

DÍA 11: LA INCORRUPTIBLE BELLEZA DE UN ESPÍRITU GENTIL Y SILENCIOSO

Apr 1 2020

He mantenido los pies en el suelo, CULTIVO UN CORAZÓN TRANQUILO. Como un bebé descansando en los brazos de su madre, mi alma es un bebé descansado. Salmo 131:2 (MSG)

Hablando con nuestro personal de manera online esta mañana, los alenté hacia la ternura. Hay un viejo dicho que dice: «los tiempos difíciles no duran, pero la gente dura sí».

Si bien entiendo el sentimiento, también sé que tratar de «endurecerse» o «resistirlo» no siempre te ayudará a soportar tiempos difíciles. La mayoría de las veces, la respuesta es volverse más tierno. Las cruzadas de Billy Graham vieron a millones caminar al frente del escenario en arenas y estadios de todo el mundo mientras George Beverly Shea cantaba «suavemente y con ternura Jesús nos llama» y así es como nos habla el Espíritu Santo mediante un susurro.

En la Biblia, David era un hombre de guerra. Ganó 66 batallas, pero era conocido por su corazón tierno. Era tierno con Jonathan, el hijo del rey Saúl, con quien la Biblia describe que tenía un alma gemela. David fue tierno con Mefiboset (un pariente sobreviviente discapacitado de Saúl) a quien David invitó a comer en la mesa del Rey. Trajo a Mefiboset a su propia casa y lo cuidó; así de compasivo era su corazón. Aunque fue tratado tan mal y amenazado por el Rey, David fue tierno con Saúl. Dada la oportunidad de avergonzar al Rey Saúl cortando un trozo de la parte de atrás de su túnica, se nos dice que «su corazón se hirió»; en otras palabras, David tenía un corazón tierno y eso fue lo que preservó su reino y acogió el favor de Dios en su vida.

Seamos tiernos el uno con el otro, más en sintonía con las necesidades de otras personas y sensibles a las preocupaciones de los demás.

Seamos tiernos de corazón cuando se trata de nuestra adoración y alabanza, nuestro devocional con el Señor y nuestro tiempo de oración.

Un espíritu tierno y sensible se conecta con el Espíritu de Dios, permitiéndole escuchar Su voz más claramente.
“Quedaos quietos, reconocer que yo soy Dios”. (Salmo 46:10).

Terminaré con un versículo final que se encuentra en 1 Pedro 3: 4 (RVR1960):
“… sino el interno, el del corazón, en EL INCORRUPTIBLE ORNATO DE UN ESPÍRITU AFABLE Y APACIBLE, que es de grande estima delante de Dios.”

Manteneros en la fe, lo MEJOR está por venir.

Brian Houston
Pastor Principal Global
Iglesia Hillsong