Levanta tu mano

Apr 29 2020

Désolé, cet article est seulement disponible en Anglais Américain. Pour le confort de l’utilisateur, le contenu est affiché ci-dessous dans une autre langue. Vous pouvez cliquer le lien pour changer de langue active.

Caroline (Caz) Bamford es la Gerente de Operaciones para Hillsong Film y TV. Ella supervisa el equipo que crea contenidos audiovisual para la iglesia, conferencias, álbumes y el Hillsong Channel. En este blog, Caz, comparte cuatro valiosas lecciones de liderazgo para todo tipo de creativos.

Cada vez que me preguntan acerca del liderazgo y de liderar un equipo (cómo lo hago o qué es lo que me lleva a liderar), siempre me río y respondo que soy la típica líder que acabó siéndolo sin quererlo. Muchas veces me pregunto cómo he terminado donde estoy.

El liderazgo no es algo que he buscado o perseguido. Pero siempre he levantado mi mano y he hecho lo que fuera necesario para ayudar a cubrir cualquier necesidad.

Amo a las personas y amo ser parte de un equipo, y una de las cosas que más amo es ver a las personas crecer; crear una atmósfera donde puedan hacerlo. Aunque pueda sonar cliché, el liderazgo se trata de amar y servir a las personas, y yo creo que es por eso que me encuentro donde estoy hoy.

Aquí les dejo cuatro grandes lecciones que he aprendido en mi trayectoria como liderazgo:

  1. Lidera un equipo, no dirijas un equipo

Los líderes tienen personas que los siguen, los jefes o gerentes tienen personas que trabajan para ellos; esto se trata de cultura. Liderar un equipo y dirigir un equipo son dos cosas diferentes. Los líderes establecen cultura, y lo hacen primeramente liderando con su ejemplo. Si Dios me pone en una posición de liderazgo, Él quiere que yo lidere con mi ejemplo. Nunca le pediría a alguien que hiciera algo que yo no estoy dispuesta a hacer. 1 Pedro 5:3 describe de la mejor forma este tipo de liderazgo: “…No autoritariamente diciendo a los demás que hacer, sino tiernamente mostrándoles cómo” (Traducción El Mensaje)

  1. Conoce a tu equipo, tu rebaño

Conoce sus fortalezas y sus debilidades. Sé consciente de los detalles de sus vidas para poder crear el tipo de ambiente en el que puedan florecer. 1 Pedro 5:2 dice que deberíamos “…cuidar el rebaño de Dios con la diligencia de un pastor” (Traducción El Mensaje)

  1. Sé el tipo de líder que sólo puedes ser

Dios me creó a mí, y yo tengo fortalezas y debilidades específicas para liderar de la forma en que lo hago. Él tiene un propósito y un plan para mi vida, por eso tengo que mantenerme en mi carril. Dios me ha llamado a liderar según quien soy, para cumplir su propósito y su plan. ¡Recuerda que Dios te ha llamado a liderar según quien eres!

  1. Sé ejemplo en cómo honrar a tus líderes.

Honra a quien debe ser honrado. A veces no tenemos idea de lo carga que nuestros líderes llevan sobre sus hombros. Yo quiero ser alguien con quien mis líderes puedan contar, alguien que sirve bien en cada temporada, y deseo ser ejemplo para mi equipo. Como dice 1 Tesalonisences 5:12-13 “…honren a sus líderes que trabajan tan duro por ustedes, a quienes se les ha dado la responsabilidad de exhortarlos y guiarlos en la obediencia. Llénenlos de amor y agradecimiento”. (Traducción El Mensaje)

Estoy tan agradecida que Dios decide usarme a pesar de todas mis debilidades, inseguridades y errores. Hace tiempo levanté mi mano y le dije “Sí” a Dios. ¿Cómo le vas a responder tú?

Con amor,
Caz