Día 39 | No se trata de ti

20 Mar 2018

Todos tenemos diferentes talentos y habilidades. Puede que algunos seamos buenos en los deportes, mientras que a otros les cuesta hasta subir las escaleras. Hay quienes son buenos cantantes o buenos escritores, mientras que otros son buenos enseñando o administrando. Todos tenemos algo en lo que somos buenos. ¿Pero qué pasa con las cosas en las que no somos tan buenos? Generalmente no nos gusta pensar en esas cosas.

Muchas personas piensan demasiado en sí mismos, sus dones, o sus debilidades, pero cuando hacemos que todo se trate de nosotros siempre nos quedaremos cortos y limitaremos lo que Dios puede hacer en nuestras vidas. en lugar de eso, enfócate en la grandeza de Dios y recuérdate a ti mismo de que esto de lo que eres parte es mucho más grande y más importante que la parte que te toca hacer a ti. Eres parte del reino de Dios arreglando todo lo que está mal en este mundo y trayendo a él el orden nuevamente. ¿Es eso algo que puedes hacer por ti mismo? ¡Absolutamente no!

Dios nos creó para descansar en la seguridad de quién es Jesús y no en la seguridad de lo que podemos lograr nosotros mismos. Así que, mi amigo, hoy quiero animarte a que comiences a pensar más allá de ti mismo y comiences a levantar a otros a tu alrededor. Me encantaría que te convirtieras en una plataforma para otras personas, siempre alentándolos a dar lo mejor de sí, en lugar de convertirte en un techo, un tope que limita el crecimiento de otros a causa de su propia inseguridad.

Lo que me encanta acerca de la vida con Jesús es que no importa cuán buenos o cuan malos creemos ser porque en definitiva, ¡no se trata de nosotros! Estoy agradecido de que la salvación que Dios me da no depende de lo bueno que sea mi rendimiento, ¡y que los dones que él nos da no dicen nada acerca de nosotros pero dicen todo acerca de lo bueno que es Dios!

“Pero también quiero que piensen acerca de cómo esto impide que su relevancia se desvirtúe en creerse superiores. Ya que independientemente de cuán importantes son, eso es así tan sólo por causa de aquello de lo que son parte.” 1 Corintios 12:19 (Traducción El Mensaje)