¡Ayúdame! ¡Necesito que mi vida cambie! Día 7

¡Ayúdame! ¡Necesito que mi vida cambie! Día 7

7 January 2018

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Día 7: Una Convicción de Acero


Pablo no se tomaba a la ligera sus convicciones acerca del Evangelio de Jesucristo. No dio un paso atrás ni escogió el camino con menos oposición incluso cuando tuvo que confrontar a Pedro por su comportamiento hipócrita.

“Pero cuando Pedro vino a Antioquía, me opuse a él cara a cara, porque era de condenar. Porque antes de venir algunos de parte de Jacobo, él comía con los gentiles, pero cuando vinieron, empezó a retraerse y apartarse, porque temía a los de la circuncisión. Y el resto de los judíos se le unió en su hipocresía, de tal manera que aun Bernabé fue arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi que no andaban con rectitud en cuanto a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como los judíos, ¿por qué obligas a los gentiles a vivir como judíos?” (Gálatas 2:11-14 LBLA)

Pedro no estaba siendo directo, así que Pablo le desafió cara a cara en frente de todo el mundo. Pablo tenía una convicción de acero y firme en cuanto a la verdad.

¿Cómo de fuerte es tu convicción de cambiar? ¿De qué estás totalmente convencido cuando se trata de cambiar tu vida y vivir de manera que traiga gloria a Dios? Si no vives con convicciones fuertes y firmes en cuanto a lo que Jesús ha puesto a tu disposición y a Su habilidad para transformar tu vida, en algún momento acabarás influenciado y sacudido del camino – sobretodo cuando enfrentes oposición, dolor o sacrificio.

Pablo hablaba de ser ‘participes en los sufrimientos de Cristo’. La vida en Cristo implica sufrimiento a la vez que promesas y victorias. Son interdependientes, no mutuamente excluyentes. Debemos ‘quitarnos’ la vieja manera de pensar y comportarnos, y ‘ponernos’ la nueva y transformada naturaleza de Cristo.

Cuando vivimos con convicción, tendemos a vivir y estar a la altura de nuestras convicciones en vez de rebajarnos a nuestras imperfecciones y defectos. Sin convicciones, la vida simplemente será algo que nos ‘ocurra’. Tú puedes cambiar tu vida. Se trata de decisiones. ¡Elige la VIDA!

Gálatas 2:11-16 (El Mensaje)
Colosenses 3:1-17 (RV95)